Papá, mamá! – , te equivocas cuando llenas de obsequios materiales a tu hijo adolescente para demostrarle tu afecto… lo que necesita de ti,  es parte de tu tiempo y  total compromiso (Y obvio comprensión).

Un  aspecto muy delicado en la adolescencia es la Aceptación y requiere del apoyo acucioso de sus padres.  Lo que normalmente ocurre, es que los padres ni siquiera consideran este aspecto, no detectan los síntomas, los pasan desapercibidos e incluso, contribuyen a crear situaciones de angustia y frustración en sus jóvenes hijos.

Para los adolescentes aceptarse a sí mismos, aceptar su cuerpo tal como es, aceptar su sexualidad, sus gustos y ser aceptados por las personas que lo rodean, es toda una encrucijada, la cual con la ayuda de los padres puede ser bien encauzada.  Analiza por ejemplo:

– Cuando tu hija pide una cirugía de senos para agrandarlos, puede no estar pidiendo  la cirugía como tal, lo que pide, es que su cuerpo cumpla con los parámetros fijados por su entorno para ser ACEPTADA.  Aquí la situación es ambivalente ya que no acepta su cuerpo y no hace valer sus cualidades.

– Cuando el adolescente solicita a sus padres el último modelo de celular, el auto más moderno, no es necesariamente  lo que pide,  puede estar buscando  Aceptación, requiere ser visto y aceptado por su círculo de amigos y/o cercanos.  Lo que tu hijo debe considerar es que estos objetos son sólo herramientas que prestan un servicio, y  sólo debe solicitarlos cuando realmente los necesite.  Debe hacerse aceptar por lo que es, no por lo que tiene.

Los padres ahondan en los hijos la frustración por la no Aceptación propia y de sus congéneres, al hacer comentarios como:

– “Si hija con esa liposucción vas a quedar como una muñeca Barbie y no pasarás inadvertida”.

– “Hijo con esta moto que te compré te vas a ver poderoso”.

– “Ni  le hables a ese muchachito que tiene su sexualidad como perdida”.

– “Te ves gordísima, que van a decir tus amigos”.

Papá, mamá! –  debes comprometerte a enseñarle a tu hijo adolescente:

–  Su dignidad es lo más importante y está por encima de todo.  Deberías decirle: “Debes aceptar  tu cuerpo,  tu sexualidad,  aceptar tus defectos, tus cualidades y así, hacerte reconocer por los demás”.

A defender sus valores.  Con frases como: “Eres muy valioso tal cual eres,  no debes cambiar sólo porque otros lo digan”.

A identificar los verdaderos amigos.   Puedes insinuarle: “Debes buscar amigos que te aporten bondad, conocimiento, alegría y satisfacción a tu vida”.

Papá, mamá! – Puedes iniciar ya esta labor de cambio propio para ayudar a tus hijos, revisa estas acciones:

– Cuando tu hijo pida un regalo o un objeto, indágale en forma gentil el motivo por el cual lo solicita, consúltale  con insistencia y amabilidad  hasta que el mismo defina si realmente lo necesita o sólo es porque sus demás amigos lo tienen, o quiere estar a la moda.

– Evita al máximo esos comentarios que lo degradan o lo frustran, si necesitas hacer una observación para que mejore algún comportamiento, por ejemplo su aseo personal o del cuarto, o ayudarle con el acné, explícaselo claramente en un diálogo tranquilo y cariñoso.

– Habla mucho con tu hijo adolescente, dedica horas específicas en la semana para preguntarle quiénes son sus amigos,  que actividades realizó, cuales le encantan, si tuvo algún altercado en el colegio, como la pasó en la fiesta de su amiga.  Insiste  hasta que tu hijo adolescente se abra al diálogo.

– Puedes fortalecerte con la ayuda de libros, grupos de padres con hijos en la adolescencia, sitios o grupos de Internet serios con información sobre el tema.

Verás cambios en pocos meses, ya que tu hijo sólo esperaba tu atención y apoyo para lograr su auto- aceptación.

Cuéntame si has detectado los síntomas que mencionamos en este artículo, y dime como los has abordado?

Un gran saludo, el momento es ya!