Los derechos sexuales y reproductivos se conceptualizan recientemente buscando garantizar la armonía y la convivencia entre hombres y mujeres, adultos y menores, en su aspecto sexual.  Está en función y protegidos por la legislación internacional de derechos humanos.

Estos derechos buscan que la sexualidad y reproducción se practiquen con libertad y considerando la dignidad de las personas, permitiendo así que la humanidad disfrute su sexualidad en forma sana, responsable, segura y saludable.

Se consideran los derechos sexuales y reproductivos como los más humanos de todos los derechos pues le permite al hombre y a la mujer tomar decisiones autónomas sobre su cuerpo y vida en el aspecto de su sexualidad y reproducción.  Si a los humanos como ciudadanos se les ha permitido decidir sobre el destino de sus países, como se les puede negar tomar decisiones sobre su cuerpo y sexualidad?

Los derechos sexuales y reproductivos son un gran pacto realizado por humanos para humanos y  así establecer límites a aquellos sujetos que pretenden degradar u obligar cualquier práctica sexual y reproductiva.

Mamá! este tema es un buen comienzo para acercarte a tus hijos en la educación de la sexualidad.  Si en la niñez de tus hijos no iniciaste un proceso de formación sobre la sexualidad, inicia ya en su adolescencia, y un buen comienzo es analizar cada uno de los derechos sexuales y reproductivos, cada uno de ellos generará definiciones e inquietudes que podrán confirmar con más tiempo.

Puedes imprimir los derechos sexuales y reproductivos y colocarlos sobre la mesa o en un lugar visible para que tus hijos lo observen y lean, tú puedes aclararles que lo encontraste en Internet y te encantaría que todos lo entendieran y estudiar las implicaciones al tenerlos presentes en su sexualidad.   Insiste con cariño para que puedan sentarse y dialogar sobre el tema, pide a uno de tus hijos o a tu hijo que lo lea en voz alta para que todos escuchen y en cada enunciado discutir que se entiende allí.  Este es el enunciado de los derechos sexuales y reproductivos:

  • Derecho a la vida, derecho fundamental que permite el disfrute de los demás derechos.
  • Derecho a la integridad física, psíquica y social.
  • Libertad a la finalidad del ejercicio de la sexualidad: recreativa, comunicativa, reproductiva.
  • Respeto a las decisiones personales en torno a la preferencia sexual.
  • Respeto a la opción de la reproducción.
  • Elección del estado civil.
  • Libertad de fundar una familia.
  • Libertad de decidir sobre el número de hijos, el esparcimiento entre ellos y la elección de los métodos anticonceptivos o proconceptivos.
  • Al reconocimiento y aceptación de sí mismo, como hombre, como mujer y como ser sexuado.
  • A la igualdad de sexo y género.
  • Al fortalecimiento de la autoestima, la autovaloración, y la autonomía para lograr la toma de decisiones adecuadas en torno a la sexualidad.
  • Expresión y libre ejercicio de la orientación sexual.
  • Libertad de elegir compañero(a) sexual.
  • Elegir si se tienen o no relaciones sexuales.
  • A elegir las actividades sexuales según sus preferencias.
  • Derecho a recibir información clara, oportuna y científica acerca de la sexualidad.
  • A espacios de comunicación familiar para tratar el tema de la sexualidad.
  • A la intimidad personal, la vida privada y al buen nombre.
  • A disponer de opciones con mínimo riesgo.
  • Derecho a disponer de servicios de salud adecuados.
  • A recibir un trato justo y respetuoso de las autoridades
  • A recibir protección ante la amenaza o la violación de los derechos fundamentales, sexuales y reproductivos.

La ONU ha promulgado estos derechos debido a la incidencia del SIDA en la humanidad, fue el detonante para establecer igualdad de condiciones a todos los seres humanos y al establecimiento de condiciones de salud oportunas para el ejercicio de su sexualidad y reproducción.

Al lograr que nuestros hijos en su adolescencia conozcan y sean conscientes de estos derechos para sí y para quienes los rodean, lograremos un mejor grado de previsión, y un ejercicio de su sexualidad hacia el desarrollo de una vida plena.