Sólo siéntate en este instante y visualiza los cuadros que redactaré.

  1. De repente, por ir buscando un calcetín que hacía falta en el lavado ingresas a la alcoba de tu hijo adolescente, y en medio de tantos trapos desordenados y amontonados lo encuentras en su cama teniendo sexo con una chica (también en la adolescencia) que no es su novia y no habías visto antes.  Como reaccionas? , y si es tu hija quien está con un desconocido en su cama?
  2. Tu hijo adolescente se encierra en el cuarto para chatear por computador, y tú al día siguiente cuando él no está, convertida en una experta buscando información en dicho equipo (controlando cada cosa que hace tu hijo), encuentras fotos de sus amigas en poses claramente sexuales.  Cuál es tu paso a seguir? Y si una de las fotos es de la hija de una amiga?

No es un ejercicio hacia el escándalo, es un ejercicio de las cosas que pueden sucederte con cualquiera de tus hijos en la etapa de adolescencia, sólo anticipo una situación que si no analizas ahora y esperas a que suceda, puede terminar muy mal, por exceso de apatía o por exceso de cantaleta.

No te estoy pidiendo que esperes a que suceda, pido que te anticipes e inicies un canal de comunicación y de educación con tu hijo o hija en el tema de la sexualidad para evitar este tipo de situaciones tan complejas de digerir.

Si inicias desde ya el afianzamiento de la fuerza interior de tu hijo o hija (fe en sí mismo, conocimiento, auto-aceptación y auto-valoración), incluso antes de la adolescencia, es muy factible que esto no suceda, y aún así, si llega a suceder, tu hijo o hija lo hará en forma consciente, racional, dispuesto a asumir las consecuencias por sus decisiones y tu no tendrás que hacer un escándalo o llenarlo de sermones por sus actos.  Desde la educación en la sexualidad tu hijo adolescente podrá desarrollar un plan de vida hacia la satisfacción y el respeto por sí mismo y los demás.

También te aclaro, no es correcto andar como espía revisando con lupa cada acción que realiza tu hijo o hija adolescente, y menos correcto hacerlo en forma oculta o solapada, de esta manera no tendrás vida, ni permitirás vida en ellos; se trata de que entregues una educación tan íntegra a tu hijo que puedas dejarlo actuar con libertad y tu estar tranquila por lo que dejaste en su corazón, mente y alma.  Enséñale a enfrentar y a reinventar su vida desde la sexualidad.

Inicia Ya! Te daré una alternativa, primero crearás un canal de comunicación y luego podrás tocar el tema de la sexualidad:

Mañana, temprano le preparas a tu hijo o hija (no importa la edad) una panqueca (torta delgada dulce) en forma de carita feliz al desayuno, observa su reacción en cortos segundos y luego le dices: “te preparé esta deliciosa panqueca (o desayuno que le guste a tu hijo) porque te voy a revelar mi deseo maravilloso , mi deseo es que a partir de hoy fecha y cada día, tu y yo seremos equipo en la búsqueda de la felicidad, podrás contar conmigo, construirás tu vida plena”, insiste y cuando tu hijo se abra a la comunicación podrás tocar el tema de su sexualidad, puedes plantearle el mismo ejercicio de escenarios, analizar el motivo por el cual realizaría ese acto sexual y cuál sería la reacción de ambos, canalizar hasta llegar a un mutuo acuerdo, establecer límites y cuidados en la salud sexual.

Si tu hijo o hija que están en la adolescencia ya te dieron estos escenarios en la vida real, no te rindas, no lo insultes o le des cantaleta, analiza!, de una vez, ya que te dieron entrada al tema de la sexualidad, siéntate a plantear con él o ella las posibles consecuencias en su vida, en su salud, pacten los límites tu hijo los requiere (todos los hijos requieren límites!), construyan el camino para su vida plena.

Si en el momento tu hijo o hija adolescentes por sus actos en la sexualidad crearon una situación muy difícil, hay conflictos, y consideras que se te salen las cosas de las manos, acude a una persona estructurada con conocimiento en el  tema, te podrá ayudar.