La masturbación tanto masculina como femenina es una realidad que debes tomar con total naturalidad,  en la época de la adolescencia estará presente, no tengas duda.  Ahora que lo tienes confirmado no inicies un proceso de acecho para descubrir a tu hijo en esta escena.  Será muy difícil que te confiese si lo ha hecho o no, relájate, tu tarea no consistirá en evitarlo a toda costa, ¡no te imaginas lo infructuosa que es!  Este tema lo debes abordar con tu hijo para que analice y no se le convierta en una necesidad compulsiva.

La masturbación  adolescente es todo un proceso de exploración para su conocimiento personal sexual y hasta la solución a la búsqueda de adrenalina;  puede ser muy frecuente y es normal que lo sea.

La masturbación consiste en la estimulación con las manos u objetos de los órganos genitales en búsqueda del placer, puede practicarse en forma individual o en compañía.

La masturbación desde la adolescencia puede convertirse en una escuela de conocimiento personal, preparatorio para su vida futura en pareja,  tendrá identificado como puede llegar al orgasmo y evitará esas frustraciones por ausencia de disfrute de las relaciones sexuales.  Sin embargo, es un tema que se debe tratar para hacer consciente a ese adolescente de que el exceso puede igualmente causar traumas.  No malinterpretes esto! No hay que andar con mentiras y crearles mitos para que nunca lo realice, los cuentos de que se quedará pegado, perderá potencia sexual, abusará de sus espermatozoides escaseándolos, las chicas perderán la virginidad (excepto que utilice objetos que puedan hacer daño), no servirán, crearán traumas psicológicos.

Llegar a la adicción compulsiva de la masturbación puede generar este tipo de situaciones:

–          No puede controlar el deseo de masturbarse debido a que el cerebro comienza a requerir este estímulo.

–          Repetir la masturbación cada vez más y en menor tiempo obtener el clímax, luego en sus relaciones sexuales de pareja no habrá satisfacción por terminar tan rápido.

–          Su actividad sexual normal llega a ser insatisfactoria.

–          Uso excesivo de pornografía, prostitutas y hasta de actividades ilegales.

–          Utilización de objetos o estrategias dañinas para su cuerpo o el de la pareja.

–          En el aspecto emocional y espiritual puede convertirse en una lucha permanente de ambivalencia y egoísmo.

Cómo puedes tratar el tema con tu hijo o hija adolescente:

  1. En múltiples ocasiones lo he formulado, lo que debes afianzar en el adolescente es su fuerza interior de tal manera que tome decisiones conscientes en búsqueda de una vida satisfactoria.  Debe aprender a asumir las consecuencias de las decisiones que toma e identificar el correcto cuidado de su salud sexual.
  2. Habla con él sobre este tema aclarándole cuales mitos son incorrectos y que información es correcta.  Puedes reforzar la conceptualización de la masturbación desde un libro y/o por Internet.
  3. Pídele que controle su deseo de utilizar la masturbación.  Una medida utilizada por estudios médicos es la abstinencia por periodos de 15 a 30 días para comprobar que dicha persona no es adicta;  si no puede durar sin la masturbación más de 2 o 3 días se puede decir que hay adicción.  Háblale de estas medidas para que él mismo pueda determinar si cae en adicción.
  4. Si el adolescente detecta que es adicto o adicta recomiéndale aclarar esto con una persona estructurada con conocimiento del tema, que tú identifiques.
  5. Si deseas puedes hablarle desde la espiritualidad indicando que la masturbación excesiva puede considerarse como un acto de egoísmo, pues sólo se complace así mismo y puede perder la noción de ser pareja para construir vida desde el matrimonio o desde la familia.
  6. Evitar exponerlo a la pornografía excesiva que entregan medios como la televisión, sitios de Internet no controlados o música sin contenido, o con contenido explícito al sexo.
  7. Responde a sus preguntas en forma clara, no crees mitos o justifiques todo en decir que es pecado.

El equilibrio es la regla de la vida y en la sexualidad del adolescente aplica, para que esto se dé debes ser guía y soporte.