En sexualidad encuentras que hay demasiadas cosas que no se pueden hablar abiertamente con tu hija o hijo, o mucho menos que otras personas puedan escuchar, por lo tanto prefieres callar y en el mejor de los casos, tus hijos adolescentes sólo sacan de ti un susurro.

A esto sólo debo decir…

¿Cómo, cuándo y quien le ayudará  a resolver esas “cosas” si tú no das respuesta?, entonces ¿quien le dará esa formación?, ¿a quién le entregas la vida de tu hijo que está en plena adolescencia? Porque el adolescente siempre buscará resolver sus asuntos sobre sexualidad, tú no podrás detener su experiencia y si no estás allí, podría vivirla de la peor manera.

¡No pienses más!, acógelo y vence tu pudor, tu desconocimiento. Desde tu corazón saca esa fuerza que entregaste cuando decidiste traerlo a este mundo, ¿me dirás que allí en ese instante no hubo fuerza? Y sabes! Tú eres una fuente de fuerza para tu hijo.

De la sexualidad todo se puede hablar, todo se puede tratar.  No hagas lo que hacen los demás vetar y llenar de velos todo lo que sucede en el mundo sexual sin argumentos.  De sexualidad con tus hijos adolescentes (o incluso desde niños) todo lo debes comunicar, no debes tapar las realidades, infórmense tú y tu hijo o hija, conversen profundamente de cada tema y lleguen a pactos, pactos regidos por la búsqueda de decisiones correctas para una vida completamente satisfactoria, por ejemplo: Luego de un análisis a un tema específico de la sexualidad tú podrías decir: “hijo por favor no vayas a hacer esto, mira que ya analizamos las consecuencias”.

Si callas y dejas pasar las cosas de la sexualidad, el temor que sientes ahora, no se comparará con la tristeza que sentirás cuando descubras que tu hija o hijo se alejaron completamente de la vida que esperabas para ellos, revisando su aspecto sexual.

Un buen comienzo es DESARROLLAR en tus hijos su Fuerza Interior, Su Fe En Sí Mismo y es aquí que te enseñaré que DEBES decirle al oído a tu hija o hijo, incluso desde que está bebé:

Dile: – “Hija  (hijo) tu en la Vida serás una CAMPEONA, tomarás decisiones muy bien analizadas, construirás caminos de felicidad y contribuirás a cambiar el mundo”, anda ve y dile ya, repítelo en su oído muchas veces, estas son las frases que dirás a su oído.

En la sexualidad, más del tipo de “cosas” que le dirás a tu hijo al oído:

“Te amo”

“Estoy feliz de que estés en este mundo conmigo”

“Abrázame”, “te doy este abrazo”

“Te esfuerzas mucho por ser el mejor, y por tu esfuerzo ya lo eres”