Archive for enero, 2011


Sexualidad: BesosEncontrarás que cosas tan simples como un beso o un mordisco hacen parte de nuestra sexualidad, si… algo tan inocente y/o tan intenso hace parte del mundo sexual humano.  Son expresiones sencillas inmersas en la complejidad del sentir y del hacerse sentir.

De aquí que no deberás temer para tocar el tema de la sexualidad con tus hijos, un beso y un mordisco pueden verse cada día (verse, si no eres quien los disfruta a diario) y este puede ser un pertinente ejercicio de definición de la extensión del término “sexualidad”.

–          Un mordisco o un beso producen sensaciones en nuestro cuerpo y mente.

–          Ambos producen reacciones neuro-químicas.

–          Hacen parte de la expresividad individual y de identidad.

–          Uno u otro contribuye a la relación de las personas.

–          Un beso o un mordisco puede mostrar un estado de ánimo, de la persona que los ofrece.

–          Pueden ser utilizados al “hacer el amor” (en una relación sexual).

–          Cualquiera de los dos surge desde el alma.

–          Cada uno decide cuándo y a quién darle un beso o un mordisco. Hay poder de decisión.

–          Puedes “chantar” un beso o un mordisco en cualquier parte del cuerpo (en el tuyo o el de otra persona).

La imagen de unos labios dispuestos a dar un beso se ha utilizado para expresar sensualidad y sexualidad.  Al igual, el mordisco de una manzana ha sido el símbolo de la conciencia humana de su sexualidad.

Espero que este ejercicio (que parece curioso) pueda llevarte a un análisis más extenso sobre la sexualidad, sobre la importancia de no temerle y lograr tratarlo con tus hijos (niños o adolescentes) para que lo asuman con la naturalidad que se merece.  Como natural y sencillo es un beso o un mordisco.

Adolescente Sexual: Hipotálamo, Hipófisis, Ovarios, Testículos

Una manera  científica de describir la adolescencia y su sexualidad, examinando los componentes biológicos y anatómicos.  Encuentra el por qué de los cambios de los adolescentes, de una forma natural.   Y de allí la relación adolescencia (con su mundo sexual) = cambios hormonales.

El cerebro desempeña un importante papel en el desarrollo físico durante la adolescencia, el crecimiento del sistema nervioso se completa antes.

El hipotálamo que se encuentra en la base del encéfalo comúnmente llamado cerebro, libera compuestos que activan o inhiben la producción de hormonas de la hipófisis.

El hipotálamo tiene la función nerviosa: sensación de sed – hambre, se relaciona con el sueño,  y la función endocrina: segregar las Hormonas (mensajeros químicos).

El encéfalo y la médula espinal forman el  sistema nervioso central.

El sistema endocrino y el sistema nervioso se encargan de la regulación de mensajes, el sistema nervioso por vía neuronas y el endocrino con las hormonas por el torrente sanguíneo.

La hipófisis es una pequeña glándula que cuelga del hipotálamo, y al ser estimulada por este segrega las hormonas  folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH).   Estas hormonas son fundamentales en el desarrollo de los órganos sexuales.  Al iniciar la segregación de estas hormonas aún no se ven los cambios.  Más tarde con el progresivo aumento de estas 2 hormonas es que inicia el funcionamiento de los órganos sexuales.

La hipófisis también segrega otras hormonas: TSH estimula la tiroides,  ACTH estimula la corteza suprarrenal que regula varios componentes del metabolismo, STH estimula el crecimiento, Prolactina crecimiento de las mamas y producción de leche, Antidiurética afecta Riñones modifica producción de orina, OXITOCINA o “molécula del amor” relacionada con los patrones sexuales y conducta maternal-paternal.

Las hormonas  folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH) que son las que hacen funcionar los órganos sexuales, afectan así:

En los hombres

Produce la maduración de los órganos genitales que hacen posible la reproducción.

La FSH multiplica y desarrolla las células germinales que están en los testículos, convirtiéndolas en espermatozoides y las glándulas anexas como la próstata los hacen aptos para la fecundación

La LH hace que los testículos secreten la hormona Testosterona que le da características masculinas.

La secreción de hormonas en el hombre se mantiene en constante equilibrio, regula la testosterona en la sangre con la función de LH en la hipófisis.

Se considera que un joven al tener su primera eyaculación (expulsión del semen fuera del pene) ha ingresado a la pubertad.

– Un joven entre los 10 y 14 años nota el incremento  del volumen de los testículos y nota el  aumento de  los pelos del pubis

– Entre los 11 y 16 años los testículos continuarán aumentando, notará el aumento del vello, que además se hace más grueso y el pene se hace más largo

– Continúa el alargamiento del pene, el glande aumenta en tamaño.  Aparecen las primeras eyaculaciones

– Otros cambios: cambio de la voz, aparece barba y bigote, el área genital se hace más parecida a la de un adulto, y crecimiento del vello en otras zonas del cuerpo: axilas, ombligo, piernas etc.

En las mujeres:

La primera regla (menarquía: primera menstruación) es el indicio al ingreso de su pubertad.

En la mujer las hormonas  folículo-estimulante (FSH) y luteinizante (LH) ponen en funcionamiento los ovarios y estos a su vez secretarán las hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona.

Los estrógenos hacen aparecer el vello y hace crecer los pechos.  La progesterona participará luego en la preparación de la matriz para el embarazo.

Los cambios en el cuerpo de la mujer:

– Aparece el vello púbico y sobresale el pezón de los pechos

– El vello recubre todo el pubis, se vuelve más grueso; los senos crecen y se forma la aréola

– Aparece vello en las axilas y otras partes del cuerpo: piernas.

En general los adolescentes sufren cambios emocionales y de humor debido a las descargas hormonales y a las influencias de su entorno.

Sobre los cambios en la adolescencia se pueden dar más detalles,  sin embargo,  quería resaltar el papel fundamental del cerebro y las hormonas.   E identificar lo que origina el paso de niño a adolescente y su despertar sexual.

Vaya! si tendrás que analizarte si encuentras que tu hijo o hija adolescente no te cuenta “algo” sobre su vida, sobre lo que hace o con quien se relaciona, o simplemente no te dice la verdad y te enteras por los comentarios de otros, en muchas ocasiones de aspectos sobre su sexualidad.

Si el adolescente no dice la verdad sobre algo de su vida o sexualidad puede ser porque:

  • Lo entrenaste para que te dijera sólo lo que quieres escuchar.
  • Lo que enseñas como “VERDAD” sólo aplica para tu hijo o hija, no para ti.
  • Le demostraste que no eres capaz de recibir la verdad, y reaccionas como si causara daño decírtela.
  • Tienes la verdad en tus narices y prefieres ignorarla para no dar el paso que debes dar.
  • Porque pregonas en el entorno que tu hijo NUNCA hará algo inapropiado, mejor dicho “es la perfección” o “es incapaz” según tu.  Debes evaluar cuanto le conoces.
  • Magnificas los hechos que para el adolescente no tienen importancia, como suele suceder con “el qué dirán” y las cosas que tienen importancia las dejas pasar o no eres consistente, como pasa con el establecimiento de los límites (que todo adolescente requiere).
  • No escuchas ni dejas terminar el relato completo.
  • Respondes con insultos y humillaciones.
  • No permites su opinión al adolescente.

Y definitivamente no te contará todo porque también tiene derecho a su privacidad, es un derecho de la vida y la sexualidad.

¿Pueden los adolescentes decir la verdad a sus padres, qué pasa si se trata de un tema sexual?

El adolescente no dirá las cosas a sus padres:

– Cuando sabe que hizo algo inapropiado y recibirá un castigo, a no ser que le hayas enseñado a ser honesto consigo mismo.

– Cuando no puede sintonizarse con las prioridades de sus padres.

– Cuando sus padres le hacen ver que sólo preguntan por preguntar, mas no por una real búsqueda de identificación mutua.

– Cuando sus padres sólo ejercen autoridad a través de la generación de miedo y todo son advertencias.

– Cuando no tiene definidos los  límites de cada uno como integrante de la familia, o ignora los principios de la vida.

– Cuando se considera  más maduro que sus padres  para afrontar la vida y los asuntos sexuales

– Simplemente, cuando los padres demuestran que no importa lo que él hace o deje de hacer, generalmente en este caso los padres suplen su falta de interés ofreciendo al hijo regalos o bienes materiales.

– Cuando no confía en ellos

– Y finalmente porque es algo tan íntimo que apenas puede decirte cómo se siente.

¿Encontraste aquí la razón?

Sólo debes acercarte e iniciar conversaciones más profundas con tu hijo o hija que está en la adolescencia o incluso desde la infancia, no importa que difieran en los conceptos, del diálogo debes obtener PACTO.

La verdad se descubre cuando conoces a tu hijo y ambos se reconocerán a través del diálogo.

Sexualidad en la Adolescencia - Adolescente SexualEn esta oportunidad trataremos la situación de embarazo no planeado en mujeres adolescentes una vez han confirmado su nuevo estado.

La historia de Ana sigue allí en el baño del colegio, con la prueba de embarazo que salió positiva y su cabeza en revolución sin saber qué hacer ahora.

Su historia ha cambiado, ya no podrá vivir su adolescencia como esperamos todos que viva un adolescente… a propósito,  ¿si está claro lo que esperamos que vivan los adolescentes?

Sus inquietudes cambian ahora que tiene confirmado su estado:

-¿A quién puedo contar lo que me sucede?

-¿Cuánto tiempo tendré para que no se enteren los demás?

– ¡Mis padres van a matarme!, ¿Podré contarles?

– ¿Cómo voy  a mantener al bebé?

-¿Podré detener este embarazo?

Inquietudes de alta presión en el desarrollo de su vida y las cuales requiere resolver cuanto antes para evitar situaciones severas de depresión y posteriores análisis errados en este posible estado de embarazo depresivo.

Antes de confirmar su estado, las inquietudes se centraban en su vida: en lo próximo que haría, que amigos prefería, como disfrutaría su existencia, que estudios continuaría, que metas desarrollaría.  Hoy sólo alcanza a analizar qué pasará con ella y con el bebé.

¿A quién debe contarle?

La mayoría de chicas embarazadas en la adolescencia  no puede contar en primera instancia su situación a los padres, pues saben que pueden generar  una reacción negativa y hasta violenta.  Algunas han preferido contarlo a su mejor amiga y/o amigo en busca de apoyo, muchas han tenido malas experiencias, debido a que sus amigos no pueden contener tal noticia y todo su entorno termina enterándose de mal modo sobre su embarazo.   Y aquí llega un momento crucial, generalmente decepcionante sobre su nueva vida, la adolescente acude al hombre que la embarazó: su novio, amigo o compañero, de ser posible, es decir, si aún tiene contacto con él.  Le manifiesta su nuevo estado y el compromiso que deben llevar los dos.  Un porcentaje que oscila entre el 40% y 60% de los hombres  adolescentes deciden no asumir la responsabilidad de padres del bebé que está en camino.  Ahora confirma que está sola.

Reflexión: No crees que a pesar de lo frustrante y  difícil que es  aceptar la noticia de un embarazo de tu hija o familiar adolescente, es mejor que acuda a su madre primero y luego a los demás miembros de la familia para informar sobre lo que le sucedió?.  ¿Has esclarecido esto con tu hija en algún momento, le dices y demuestras que a pesar de los posibles enojos o reveses puede acercarse a ti y contarte lo que le pasa? Dile esto antes de que se embarace o para cualquier otra situación que pueda pasarle.

Tener o no tener el bebé.

Las cifras de aborto en madres adolescentes son inexactas, como lo son el número de muertes de adolescentes por esta práctica.

Las adolescentes que abortan lo hacen a escondidas, en muchos países se considera un delito, y lo hacen sin tener  el tratamiento médico, salubre o de un equipo profesional en salud requerido para  este tipo de intervención.   Y así con este panorama, es muy probable que no sólo termine la vida del bebé sino también la de la madre adolescente.

Reflexión: ¿Es el aborto una opción en tu vida y en la de tus hijas o familiares adolescentes?, ¿Tu círculo familiar lo tiene claro?, por lo menos has hablado de todas las dificultades en salud mental y física que puede traer esta opción.

Los nuevos retos que deberá enfrentar:

– Aprender cómo se desarrolla el embarazo, que implicaciones tendrá en su salud y cuerpo. Donde puede acudir para atención en salud física y psico-social.

– Aceptar que fue algo que hizo sin pensar  “un equívoco” (aún no uso la palabra error, porque error es lo que se hace mal después del evento) y que debe centrar su fuerza para continuar su vida buscando ser feliz (por tener un bebé no previsto nadie la condenará a muerte: espiritual o física).

– Definir que personas van a apoyarla, de qué manera y cómo hacerlo en equipo.

– Afrontar que su vida ya no será igual a la que llevaba antes de su embarazo, ahora debe pensar en equipo.  Es mamá y tiene la responsabilidad de hacer crecer su hijo.

– Analizar los cambios que generará su niño en su vida. Definir por cada año, de ahí en adelante,  sus metas y pasos a seguir,  cumplir sus propósitos.

– Evaluar que alternativas presenta el mundo hoy para que desarrolle su potencial profesional aún siendo mamá adolescente, también para tener un canal que le permita obtener recursos económicos para su sostenimiento y el del bebé.  Hoy existen alternativas de interconectividad a través del mundo de Internet, es una opción para recibir educación y desarrollo profesional en forma virtual.

– Fortalecer su espíritu y guiarse sólo por las metas que se propuso, su fe en sí misma y no tanto por las experiencias de los demás amigos adolescentes (los que aún no han tenido bebé viven diferente, aunque siendo perspicaz puede obtener enseñanza).

– Formarse para ser una madre que llena de amor, confianza y templanza a su hijo  en todos los aspectos.  Si esta madre en la adolescencia fortalece a su hijo, no lo deja al “viento”, el círculo deberá romperse, su hijo tomará mejores decisiones, podrá a llegar a tener tanta confianza en sí mismo que llevará su vida de mejor manera.

– Esclarecer y hacer cumplir el papel  del padre de este nuevo ser.  Definir si sólo será un apoyo económico (si es necesario llevarlo a términos legales de manutención) o un apoyo total afectivo para el bebé (tal como debe ser).

Y en medio de todo a ti mamá que ahora te convertirás en abuela, te invito a que participes en esta formación para ser equipo con estas dos vidas, ambas nuevas, tu hija con su nueva vida y la vida de su bebé.   También debes formarte, igual, todo a ti te cambió.  Y estos cambios requieren la determinación  de vencer, vencer todo lo que produjo en ti esta noticia, vencer las nuevas  dificultades, entregando las responsabilidades que cada uno adquirió,  y lograr sus metas trazadas.

Ve a mostrar este artículo a tu hija adolescente, si está embarazada ambas (mamá-hija) tendrán pautas para desenredar lo que tienen en sus cabezas y por lo menos definirán metas.  Si no está embarazada tendrá muchos elementos a reconsiderar antes de ejecutar una acción que pueda modificar su rumbo, como es el caso de un embarazo no previsto.

Es un tema que tiene muchas aristas para evaluar: formación en la sexualidad, prevención, violación, embarazo por decisión, embarazo como método para “atrapar” a  un hombre, aborto,  el papel de los padres de los adolescentes, estadísticas,  entre otros.   Iniciaré tocando (este es el término correcto debido a que el tema  es muy profundo) la formación en la sexualidad y algo de prevención, es la oportunidad de que tu hija viva adecuadamente su adolescencia y esté preparada para las decisiones que debe tomar en su vida.  En el siguiente artículo trataremos la situación de embarazo no planeado en mujeres adolescentes una vez que han confirmado su nuevo estado.

Ana, esta chica adolescente está escondida en el baño del colegio revisando una y otra vez la prueba de embarazo que acaba de hacerse, no puede creer, aún tenía una esperanza de que los atrasos y síntomas que tenía desde hace 2 meses fueran sólo por su estrés, observa de nuevo y el resultado sigue siendo positivo.   No puede más que dejar escapar sus lágrimas de alegría y tristeza, de desconcierto y miedo para enfrentar esto,  y decírselo a sus padres o a quién.  En su cabeza: – ¿Que voy a hacer?

¿Es justo que esta historia se repita tantas veces?

Muchas de estas chicas adolescentes embarazadas están repitiendo la historia de sus madres  en tiempo atrás.  ¿Qué pasó, quien no aprendió?

Muchas de estas chicas en la adolescencia recibieron alguna información de anticoncepción.  ¿Se trata sólo de aprender métodos de anticoncepción?, si los métodos están allí y están documentados ¿Por qué se repite esta historia por décadas?

Muchas de estas chicas adolescentes  estaban advertidas por sus padres de que si se embarazaban, tenían que irse de la casa.  ¿Y de que sirven sólo advertencias, cuanto funciona sólo advertir?

Muchas de este grupo de  mujeres  adolescentes eran vigiladas y amenazadas  permanentemente por sus padres o familia cada que iban a salir de casa.  Acaso, ¿es sólo vigilar el papel de la familia y los padres?

Y sólo algunas pocas han quedado embarazadas (sin planearlo) después de haber recibido formación sobre la sexualidad (entre más integral sea esta formación, menos posibilidad de un embarazo no previsto).  ¿Entonces donde está la regla que evitará esta situación?

Qué tal si a la formación en sexualidad (requisito indispensable) adicionas un proceso para desarrollar en pacto con tu hija un proyecto de vida, definido de tal manera que ella pueda evaluar con periodicidad cuando se acerca o se aleja de sus metas, ¿Cuánto puede afectar su camino un embarazo y un hijo?, que la adolescente pueda evaluarlo y reevaluarlo contigo antes de que suceda.

Adiciona a la formación en sexualidad un proceso que debes iniciar antes de su adolescencia, desarrollar su fuerza interior, espiritualidad, su fe en sí misma, para que esta fuerza la lleve a ganar el camino aunque cambien los vientos.  No permitas que se convierta en un frágil barco de papel para enfrentar las tormentas.  Y en este proceso enseñarle a tomar decisiones por análisis muy específicos de las posibles consecuencias.

Qué tal si le das mucho amor, el amor que es capaz de hablar con firmeza cuando se requiere, dar lecciones y halagar cuando las cosas se hacen bien por sus valores.

¿Y si dialogan con frecuencia? Dialogar es escuchar, hablar y llegar a pactos.  Un diálogo siempre debe llevar consigo un pacto.

¡Ya ves no se trata sólo de tener un hijo, se trata de comprometerte a hacerlo CRECER!

Es el mejor momento para recomendar la película: “Hacia Rutas Salvajes” (Caminos Salvajes) en inglés “Into The Wild”, es para ti que eres mamá o papá, para recuperar los fueros y entregarlos a tu hija o hijo adolescente.

Relata la vida de Christopher McCandless, un joven norteamericano que en 1990, luego de terminar sus estudios en la universidad decidió alejarse de todo lo que implicaba sociedad y convertirse en un caminante, motivado un poco en su dolor por la relación y prioridades que llevaron sus padres mientras crecía.

Es una película con un alto contenido para alimentar el espíritu y renovar la fuerza de nuestro interior, la que nos permite  construir proyectos de vida.  Recuperar el alma de las “cosas” vividas.

Considero desde el título “Hacia Rutas Salvajes” el llamado a reconocerse a sí mismo, no fue el viaje a Alaska, fue el viaje a su interior, que inició desde pre-adolescente.

Se refiere a navegar dentro de sí y reconocerse, emprender el camino para definir quién eres, que eres capaz de hacer en este mundo después de todo, reconocer tu naturaleza.   Un ejercicio que inicia desde la adolescencia y debe ser alimentada con guía y mucho amor.  Christopher y su hermana revelan su vida como niños y adolescentes.

Cuando educas a un hijo en todos sus aspectos (no olvides la sexualidad), aún siendo mayor, así con total empeño, podrás garantizar que das felicidad, la que se requiere compartir para ser real.  Como lo reconoce al final nuestro protagonista Christopher: “La Felicidad sólo es Real cuando es Compartida” (lo indicó en el periodo que denominó “La obtención de la Sabiduría”).

Si eres madre te dará una perspectiva muy amplia de cómo puedes afectar a tu hijo en forma positiva o negativa, o la mezcla de ambos componentes, el protagonista muestra claramente lo que sus padres dejaron en él, en aspectos negativos, y positivos.  No sólo podemos mirar los errores de los padres, también demostró su construcción, por educación y experiencia de una fuerza increíble que le permitió desafiar un esquema de vida que no aprobaba.

Christopher además formula que la vida debe tener algo de Magia, algo de Locura, si sólo se rige por la razón  queda destruida, y yo agregaría que la magia la da el AMOR, frase: “Si aceptamos que la vida humana se rige por la razón, la posibilidad de vivir queda destruida”.

En la película se menciona el Perdón lo dice el señor  Franz: “Cuando perdonamos Amamos y cuando Amamos la Luz de Dios nos Ilumina” y es el perdón del que necesitas como madre o padre para ti mismo, por tu errores, o por los errores de tu hijos, para lograr continuar y educar.

La película “Hacia Rutas Salvajes” muestra la desnudez: quitarse lo que te cubre, lo que te hace sentir cómodo, y aprender a vivir así.

Y ahora te preguntarás ¿que tendrá que ver esto con la sexualidad, que es el tema de este blog?

La Sexualidad es un asunto de Alma

La sexualidad no se trata sólo de un punto genital o erógeno (además, el cuerpo humano está lleno de puntos erógenos: cada punto de la extensión de nuestra piel hace parte del mundo sexual en conjunto con nuestro cerebro), la sexualidad se trata de “alma”, el alma de todas las cosas que hacemos, vivimos y relacionamos.

La sexualidad no es sólo física (material) es también de alma, es espiritual, es de lo que da vida a tu SER y tu relación con los demás, con todo lo que le rodea.  La conciencia, el tomar decisiones analizando muy bien las posibles consecuencias y actuar de acuerdo a tus valores y metas de vida.

Así tienes que redescubrir la sexualidad para dejar un legado de formación a tu hija o hijo adolescente.

Finalmente quiero destacar la frase que reforzó Christopher en honor a la verdad: “llamar las cosas por su nombre”, “llamar a cada cosa por su nombre”.

En la vida y la sexualidad debemos llamar las cosas por su nombre, no debemos modificar los términos, los valores, las cosas, las relaciones, y así, tal cual son transmitirlos a los niños y adolescentes para que puedan construir su camino hacia la satisfacción, hacia la evolución.

Por ocultar, modificar o tergiversar cada concepto, estado, valor, sentimiento y mas, es que vivimos tanta confusión, no logramos construir, cada vez hay que recapitular y no se logra avanzar, perdemos el tiempo, perdemos vida y seguimos estancados o por el camino de la destrucción, la humanidad logra apenas sobrevivir.

Christopher McCandless muere muy joven a la edad de 24 años, algunos habitantes de Alaska indican que  decidió vivir allí sin preparación, no llevaba un mapa y no conocía la zona, donde incluso había mecanismos que le hubieran permitido salir y/o abastecerse.  Considero que tal vez Christopher olvidó o no consideró la documentación y la formación (sobre la vida en Alaska), como la mejor herramienta para llevar a cabo este proyecto de vida, de igual manera no atendió las diferentes formas en que varias personas a su alrededor quisieron ayudarle.

Referencia:

Into the Wild (Hacia rutas salvajesCamino salvaje) es una película estadounidense con guión y dirección de Sean Penn lanzada en 2007. La película se basa en el bestseller homónimo; escrito por Jon Krakauer en 1996. Narra la historia de Christopher McCandless. Película ganadora de premios Oscar: Mejor Actor de Reparto y Mejor Montaje (ambos en 2007).  Premios Globos de Oro: Mejor Canción Original, Mejor Banda Sonora (en 2008) y otros premios del Sindicato de Actores.

SINOPSIS: A comienzos de los años noventa, el joven e idealista Christopher McCandless (Emile Hirsch), abandona su vida en la civilización, se cambia de nombre por el de Alexander Supertramp, deja sus posesiones y dona sus 24.000 dólares de ahorros a la caridad para poner rumbo a la salvaje Alaska, donde espera encontrarse con la verdadera naturaleza y con la verdad de su existencia.

 

Cuanto desearían los padres que su hija iniciara su actividad sexual, tuviera su primer encuentro sexual por allá cuando cumpla los 30 años, si más o menos entre los 20 y 30 años,  ahhhh todo sería maravilloso, que fácil quedaría todo!

Pero déjame decirte que son muy escasas las ocasiones en que una chica tiene su primer encuentro de sexo a estas edades, ¡por favooor! no cierres los ojos, es de siglos atrás.  Recuerda… la edad donde se despierta el mundo sexual de una persona está cada vez más próximo a la niñez, mejor dicho desde bebé.

Parte de este punto, desde el dato que te acabo de dar: Somos Sexuados Desde Que Nacemos, ahora no es que vayas a crear todo un régimen represivo para evitar que tu hija tenga contacto con alguien (personas) o algo (medios) que pueda inducirla o crear curiosidad frente a la sexualidad y mucho menos en la adolescencia, no sé cómo le harías pues aún estando sola, este aspecto (su sexualidad) toma vida.

Déjame comentarte que existen aún culturas con regímenes muy controlados, prácticamente de pérdida de la libertad de las mujeres, para evitar que tengan relaciones sexuales o pierdan la virginidad antes de casarse, tienen castigos de muerte por lo que dicho régimen considera manchar el honor de la familia, y aún así, las mujeres tienen contacto sexual con personas (en su mayoría hombres) que viven cerca y apenas conocen, siendo ellas unas adolescentes.  Muchas de ellas por ser descubiertas han sido víctimas de muerte, algunas sobreviven para contarlo.  ¿Has leído SOUAD libro que impulsa la fundación suiza SURGIR?, allí tendrás la historia completa.

Así que de nada sirve tornarse en una mamá 100% autoritaria, que convierte su hogar, su casa en un regimiento militar.

Algunas de estas estrategias que generan pánico o miedo han logrado que algunas personas no se interesen en tener contacto sexual, Ni Afectivo con otras personas,  debido al trauma que han generado en su VIDA, traumas que pueden llevar a episodios de depresión y llegar hasta el suicidio.

Otras estrategias son tan permisivas (o sin estrategias) que es un milagro que la joven en la adolescencia no termine embarazada o  con una enfermedad de transmisión sexual y/o con conflictos de pareja.

O hay ambientes tan salidos de proporción (drogas, violencia, familiar en la prostitución, padre abusivo, entre otros) que aquellos  jóvenes que decidieron postergar su contacto sexual,  lo han hecho por Repulsión a las experiencias reconocidas, debido a que han sido víctimas y sufren todo tipo de consecuencias ocasionadas por las decisiones que toman los adultos.

Basta con ser parte del equipo de Vida de tu hija o hijo adolescente.

¡Mira!  De un 100% de probabilidad de que tu hija tenga relaciones sexuales después de su adolescencia (es lo que tú esperas), empieza a considerar:

– Rebaja a este 100% un 25% si aún viendo que el contenido de los medios (televisión, radio, internet, medios escritos) que frecuenta tienen un alto contenido de sexo y violencia, y aún ni le mencionas el tema, ni conversas con ella o creas otras actividades para que cambie estas predilecciones.  O incluso desde que tu hija está bebecita no revisas y la apartas de esto.

– Quita otro 25% si el entorno en el que estás no tiene una cultura de aprendizaje sobre la sexualidad y utiliza expresiones, términos, y/o comportamientos que descalifican el significado real del sexo.  Además ¿tú conoces a sus amigos, su construcción de afecto con personas cercanas, colegio  o escuela?

– Resta otro 25% si tú misma no eres consistente, “predicas pero no aplicas”.  No tienes que ser perfecta, pero por lo menos frente a tus hijos si debes intentar ser mejor cada día, tú y tu esposo o el padre de tus hijos.  Revisa cuando se presentó tu primer contacto sexual, ¿cómo fue, por qué fue así, estabas preparada, practicaste sexo seguro, lo disfrutaste o fue una triste experiencia, fue en el momento oportuno?

– Y  baja un 25% más, si aún no te educas,  das formación y fijas límites a tu hija sobre sexualidad, afectividad, proyecto de vida y fuerza interior.  Necesita de Tu parte, ahora no digas que se lo dejas a la escuela y/o colegio, ellos darán conceptos, se esforzarán porque queden muy claros,  pero no darán límites o le dirán como tomar decisiones frente a su vida.

¿Qué te queda Luego de este ejercicio? ¿Cuál es el porcentaje que tienes para que  tu hija experimente su primer contacto sexual en forma oportuna y satisfactoria?

Y aplica también para tu hijo hombre, al cual deberás agregar estos puntos:

– Pídele a los hombres de tu familia o cercanos: papá, tíos, primos, o amigos que dejen de presionarlo para que experimente contacto sexual con las chicas (o hasta con chicos).  Este punto tiene un gran peso en la vida de los hombres adolescentes y en ocasiones llega a convertirse en Acoso.

– Enseña a tu hijo a manifestarte una situación de acoso, debes ser su compañera de equipo para que te comente estas cosas (se vale para hija o hijo).

Puedes comenzar,  revisa los aspectos que te mencioné.  Si tu hija aún es una niña, inicia dándole formación sobre como tomar decisiones y afrontar las consecuencias puede ser  con algo tan básico como la hora de ingreso a casa, como los permisos para ir a casa de amigas o amigos. Recuerda establecer límites y consecuencias por rebasarlos (este proceso lo llevarás hasta que sea adulto).  Frente al sexo enséñale las partes del cuerpo, incluyes los órganos sexuales (pene, testículos, vulva, vagina, senos, piel, cerebro), órganos sensoriales (boca, oídos, ojos, nariz, manos, pies, piel, cerebro),  todo lo relativo a higiene corporal y mental (mental: enseñarle a  hacer ejercicio,  lectura, arte, disciplina) y sobre las relaciones afectivas con las demás personas.

Alrededor de sus 9 o 13 años cuéntale en forma anecdótica como conseguías amigos y amigas, quienes te agradaban o a quienes dejabas a un lado y por qué, quien fue tu primer amor y como se divertían;  cómo era la disciplina en tu casa, que pasaba cuando no hacías caso a mamá o papá, que valores te recalcaban en casa, cuando recibías castigos, etc. Establece normas y deberes en casa y para su vida. Permítele que tome decisiones analizando previamente las consecuencias. Enséñale los derechos Sexuales y Reproductivos.

Alrededor de sus 14 o 15 años puedes hablar más profundo sobre sexualidad (incluye sexo seguro), como te controlaban en casa, como fue tu primer beso y como tu primera experiencia sexual en pareja, que complejos tenías;  hazlo con el ánimo de enseñar, no te pongas muy dramática y la vayas a escandalizar o frustrar, y si requieres, debes hablar de confidencialidad: de lo que tú le cuentas.

Los conceptos que te manifesté para enseñar son muy generales, debes utilizarlos como guía de acuerdo a  la edad de tu hija o hijo, ya profundizarás sobre sexualidad y darás formación de acuerdo a las situaciones adicionales que se presentan en sus vidas.

Para tener sexo por primera vez sólo necesitará decidir el mejor momento, de tal manera que sea una experiencia constructiva y no un triste desliz con posibles consecuencias negativas.

Ser mamá es tu tarea: cuéntale, enséñale, dialoga, pacta y establece límites.  Eres su mejor guía. Igual debe participar el papá.

A %d blogueros les gusta esto: