Vaya! si tendrás que analizarte si encuentras que tu hijo o hija adolescente no te cuenta “algo” sobre su vida, sobre lo que hace o con quien se relaciona, o simplemente no te dice la verdad y te enteras por los comentarios de otros, en muchas ocasiones de aspectos sobre su sexualidad.

Si el adolescente no dice la verdad sobre algo de su vida o sexualidad puede ser porque:

  • Lo entrenaste para que te dijera sólo lo que quieres escuchar.
  • Lo que enseñas como “VERDAD” sólo aplica para tu hijo o hija, no para ti.
  • Le demostraste que no eres capaz de recibir la verdad, y reaccionas como si causara daño decírtela.
  • Tienes la verdad en tus narices y prefieres ignorarla para no dar el paso que debes dar.
  • Porque pregonas en el entorno que tu hijo NUNCA hará algo inapropiado, mejor dicho “es la perfección” o “es incapaz” según tu.  Debes evaluar cuanto le conoces.
  • Magnificas los hechos que para el adolescente no tienen importancia, como suele suceder con “el qué dirán” y las cosas que tienen importancia las dejas pasar o no eres consistente, como pasa con el establecimiento de los límites (que todo adolescente requiere).
  • No escuchas ni dejas terminar el relato completo.
  • Respondes con insultos y humillaciones.
  • No permites su opinión al adolescente.

Y definitivamente no te contará todo porque también tiene derecho a su privacidad, es un derecho de la vida y la sexualidad.

¿Pueden los adolescentes decir la verdad a sus padres, qué pasa si se trata de un tema sexual?

El adolescente no dirá las cosas a sus padres:

– Cuando sabe que hizo algo inapropiado y recibirá un castigo, a no ser que le hayas enseñado a ser honesto consigo mismo.

– Cuando no puede sintonizarse con las prioridades de sus padres.

– Cuando sus padres le hacen ver que sólo preguntan por preguntar, mas no por una real búsqueda de identificación mutua.

– Cuando sus padres sólo ejercen autoridad a través de la generación de miedo y todo son advertencias.

– Cuando no tiene definidos los  límites de cada uno como integrante de la familia, o ignora los principios de la vida.

– Cuando se considera  más maduro que sus padres  para afrontar la vida y los asuntos sexuales

– Simplemente, cuando los padres demuestran que no importa lo que él hace o deje de hacer, generalmente en este caso los padres suplen su falta de interés ofreciendo al hijo regalos o bienes materiales.

– Cuando no confía en ellos

– Y finalmente porque es algo tan íntimo que apenas puede decirte cómo se siente.

¿Encontraste aquí la razón?

Sólo debes acercarte e iniciar conversaciones más profundas con tu hijo o hija que está en la adolescencia o incluso desde la infancia, no importa que difieran en los conceptos, del diálogo debes obtener PACTO.

La verdad se descubre cuando conoces a tu hijo y ambos se reconocerán a través del diálogo.