Mamá llénate de ese amor que es invencible, será el camino para ayudar a tu hijo adolescente.  No creas que todo se terminó porque tu hijo o hija que está en la adolescencia ha cometido un error en su sexualidad, eres llamada a retomar tu fuerza y esclarecer con él o ella el camino que debe retomar, avanzar, crecer.

No te sientas sola, tienes que buscar en tu interior, recuperar tu fe, encontrar tu amor.  Tú rechazo hacia tu hijo o hija que está en la adolescencia puede ser fatal, es factible que continúe dando tumbos sin quien le de guía.

Esta fuerza que te pido ahora, es la fuerza que pido a todas las madres para que formen a sus hijos desde que son niños, si, en algo tan complejo como es la sexualidad, que es también vida.

El Amor es tu fuerza…

¡Mira! yo puedo encontrar mi fuerza en algo tan sencillo como una canción.   Te voy a mostrar por ejemplo cómo en pocos minutos oro a Dios en una canción, el Amor que tengo dentro.

Seleccioné esta canción para ti

Tercer Cielo- Mi Ultimo Día

Haz Clic Aquí para escuchar Canción “Mi Último Día” –  Tercer Cielo

Tu fuerza interior, tu AMOR es lo que debe quedar en cada célula de tu hijo o hija  (niño o adolescente) para que viva su vida y sexualidad en caminos de construcción.

No lo dejes atrás, despeja con él o ella sus caminos.

La adolescencia es una época difícil para tomar decisiones, si construyes en tu hijo o hija una gran fuerza interior logrará optar por el análisis y conciencia antes de elegir una opción y estará dirigida a vivir como adolescente y luego como adulto feliz.

Si se presentó una situación no deseada en la sexualidad de tu hijo o hija en plena adolescencia, como un embarazo no planeado, por todo dice mentiras, lleva una vida descontrolada a tal punto que puede afectar su salud, o adquirir vicios, entre otras, debes restaurar tu fuerza y entablar un diálogo respetuoso, profundo y sincero con él o ella.

En cada diálogo un pacto, establecer una meta y como llevarla a cabo.

Le debes plantear que eres completamente consciente de lo que sucede y que es él o ella quien debe retomar consciencia de sus actos,  pues a pesar de que te afecta, él o ella deberán asumir las consecuencias de sus decisiones y podrían salir muy lastimados para continuar sus vidas.

Reconoce que si bien se presentaron fallos en ti, el o ella no tienen por qué repetirlos o llevarlos de peor forma.

Una meta en el caso de un adolescente que miente por todo, es pedirle que escriba los motivos por los cuales debe utilizar tantas mentiras cada día.  Inicialmente es un ejercicio para sí mismo, sin embargo, si continua el diálogo afectivo te enseñará dichos motivos y podrás darle guía o determinar si requiere apoyo de expertos en salud, o corregir los errores que se presentan en la familia y dan origen a esta situación.

Si intentas hablar con el adolescente y no te escucha,  prueba escribiendo una carta para él o ella (que sea muy afectiva y directa).