secreto_adolescenciaTu hij@ adolescente te quiere escuchar, asimila conversar,  necesita tu guía para gobernar  su  vida y su mundo sexual…

Sin duda, la mejor manera de conocer a una persona es a través de la conversación.

Además, el diálogo cara a cara te clarificará cual es el estado en que permanece dicha persona, sus ojos dirán mucho más.

Enseña a tu hij@ al diálogo, conversa con él(ella).  El humano aprende hablar desde niño, pero toma más tiempo aprender a escuchar y a pactar.

Si no conversas con tu hij@ desde que es niño…será como un “milagro” que lo realice en su adolescencia.

Si crees que conoces a tu hij@ sólo porque lo ves y lo tienes allí contigo cada día,  te equivocas, debes reconocer lo que sucede en su interior, y para ello debes buscar el diálogo, la conversación.

Tu hij@ en la infancia y en la adolescencia necesita conocerte a ti también, recuerda tu eres su ídolo o su héroe desde que era pequeño(a). Conversa, y enséñale tu fe (lo que te hace levantar cada día) y el amor que sientes por él (ella).

Además cuídate de caer sólo en reproches y recriminaciones cada día, si no has conversado con el (ella), no tiene, ni tendrá  claro lo que buscas.

Ahora no digas: “¡Oh si claro, tienes razón!”…

Hazlo ya, dile: “Hij@ necesito conversar contigo, vamos a hacerlo tú y yo. Desde hoy van a cambiar las cosas, va a cambiar la manera en que logramos vernos, vamos a reconocernos  con ojos nuevos, con los ojos del amor que siento por ti, con el amor que tenemos dentro”

No seas alguien más que sólo lo dice, pero no hace algo por cambiar esto.

Qué esperas, si temes quedar en ridículo, créeme, ya lo has hecho, tu hij@ ya habrá dicho a alguien o a varias personas: “mi madre no habla conmigo, mi padre no habla conmigo, con papá o con mamá no puedo conversar, no me conocen, no saben lo que me gusta, no entienden por  qué hago esto”

Y para quienes piensan: “ah! Los hijos siempre dicen lo mismo”, les sugiero que por lo menos descarten esta falta de diálogo.

Separen (ambos)  con periodicidad  tú y tu hij@ (en la infancia o en la adolescencia) tiempo para el diálogo, para los pactos, para aclarar límites, para recordarle cuanto le amas, en fin,  tema no te va a faltar.

Muéstrale  cómo desde bebé le has cuidado, cuanto disfrutas cada paso que da, cómo eras tú en  la infancia o en la adolescencia, porque insistes en su disciplina, definan metas y la forma en que van a conseguirlas,  enséñale del amor y el respeto por sí mismo y cada persona que tocará su vida.  Cuando llegue su adolescencia, tendrás ventaja en su camino, podrás hablar con él o ella todo lo referente a su vida, afecto y sexualidad.

Si desde niño a través del diálogo, por las metas que definen, le entregas el análisis para que tome decisiones y asuma las consecuencias, en su adolescencia tendrá fuerza interior, confianza en sí mismo para construir su vida y su mundo sexual.

Deseas conocer cómo viven otras familias con hijos adolescentes su sexualidad?

Puedes recibir GRATIS un reporte en PDF, para que analices situaciones que pueden presentarse con los adolescentes en casa y así previo análisis, vivirlos de mejor manera.  Clic aquí para recibir tu reporte Gratis.