mamavaliente_sexualidadNuevamente comparto un texto publicado por la escritora y educadora colombiana Angela Marulanda.  Tendrás otro punto de vista, y podrás analizar cómo educas hoy a tu hij@ en la infancia o en la adolescencia, y dónde está tu fuerza que hará que lo lleves a la construcción de una vida llena de valores, amor, fe y respeto por sí mismo y los demás.

Recuerda la formación en sexualidad es también parte de su crecimiento.

*******

Para formar a los hijos hay que ser valientes

Ángela Marulanda | Medellín | Publicado el 14 de junio de 2011 en el Colombiano.com
No cabe duda que para ser buenos padres se necesita una inmensa dosis de amor y paciencia. Pero quizás lo que más requerimos para formar hijos dotados de las virtudes y capacidades que les permitan llegar a ser buenos seres humanos -y por ende felices- es tener la valentía para hacer lo que más les conviene a los niños, por duro o difícil que pueda ser para nosotros.

El compromiso de ser padres nos coloca a diario en situaciones que nos exigen mucha valentía para no privar a los hijos de los límites que necesitan para que se rijan por los principios que les inculcamos y que tengan la fortaleza para ponerlos en práctica. Por ejemplo, se necesita valor para no recibir al pequeño en nuestra cama cuando nos suplica que lo dejemos dormir con nosotros; para no llevarle al colegio la tarea que olvidó en casa cuando el niño nos llama implorando que lo hagamos porque de lo contrario reprobará la materia; para no dejarlo ir a ese paseo o fiesta en los que sabemos que no habrá adultos que los supervisen; para no pagar la fianza y evitar que lo arresten cuando es importante que aprenda las consecuencias tan serias que tienen sus errores.

Muchos de los problemas de los hijos hoy son el resultado de creer que ser buenos padres es ser complacientes… y no valientes. Los padres complacientes trabajan a toda hora con el fin de darles todo a sus hijos, mientras que los valientes trabajan mucho en ellos mismos para darles lo mejor de sí. Los padres complacientes hacen lo posible por resolverles los problemas y evitarles sufrimientos a sus hijos, mientras que los valientes les permiten enfrentarlos para que aprendan a superarlos. Los padres complacientes se miden por los beneficios económicos que su éxito profesional le ofrecen a su familia, mientras que para los valientes lo que cuenta es el precio que sus hijos pagan por las exigencias de su éxito profesional. Para lo que se necesita aún más valentía es para no inventarnos justificaciones que nos permitan decirles a los niños “sí” cuando sabemos que debemos decirles “no”; y convencernos de que todo lo hacemos por su bien cuando realmente lo hacemos por el nuestro. Tenemos que comprometernos tan seriamente en su formación que le demos absoluta prioridad a educarlos como personas correctas y bondadosas.

*******

Desde  que tu hij@ está en la infancia podrás establecer límites, y cuando llegue a la adolescencia los confrontará, te pedirá coherencia y explicaciones razonables.  Por tanto, debes en igual medida darte formación, aprender  y llevar a la práctica canales afectivos y efectivos de comunicación.

También desde la infancia tu hij@ presentará inquietudes sobre la sexualidad, y en la adolescencia despertará su deseo de vivirla con lo mucho, poco o nada que haya recibido de ti.

Hoy la adolescencia enfrenta retos muy amplios, muy acelerados y a los padres se les hace cada vez más difícil guiarlos, encaminarlos.

Los medios de comunicación tradicionales y nuevas tecnologías entregan la información en sexualidad de una manera  muy abierta,  tú como mamá (o incluso el papá) serás la persona más indicada  para aclararla y en conversaciones establecer límites de manera clara y conjunta.

Así que sé muy fuerte, muy valiente, crece tú para que puedas dar formación a tus hijos (desde la infancia o en la adolescencia) incluso en sexualidad.

Te doy un abrazo para que recuperes tu fuerza! Pero no te quedes sólo con este, busca mas abrazos, respira y siéntelo, te dará energía; incluso hazlo con tu hij@.

¿Cuéntame cómo te sientes, te paraliza un poco todo esto?

Temes que tu hija adolescente se embarace?….Aprender de lo que han vivido otras personas…
Puedes recibir GRATIS un reporte en PDF, para que analices situaciones que pueden presentarse con los adolescentes en casa y así previo análisis, vivirlos de mejor manera.  Clic aquí para recibir tu reporte Gratis.