amorcomorespuestaVamos a conocer el concepto que tiene la psicóloga clínica colombiana Carolina Zapata, sobre como los padres deben enfrentar y dar respuesta a las preguntas que sus hijos(as) realizan desde la infancia, de tal manera que puedan evitarle traumas o confusiones que puedan interferir en su vida cuando llegue la etapa de la adolescencia.

Encontramos coherencia en las recomendaciones de los expertos. El lenguaje claro, afectivo y siempre con la verdad (en todas las etapas: infancia, adolescencia, madurez), será la alternativa para que inicien un proceso de formación en su hijo(a) sobre los diferentes aspectos que construyen su vida.  Ganarán la confianza y lograrán un canal de comunicación que no se romperá.

*******

Según Carolina Zapata S. Sicóloga Clínica  UMMA Especialistas (publicación del 3 de junio de 2011).

  • 3 años, edad de Inicio de la Curiosidad Sexual de su hijo.  Asunto Natural.
  • Decir siempre la verdad, utilizando un lenguaje con el que el niño se sienta cómodo, acompañar la explicación con algún ejemplo cercano y mantener un ambiente tranquilo y libre de críticas, son otras claves.
  • Sexualidad, muerte, esas preguntas de los hijos…
  • Naturalidad, Verdad, Cercanía  y afecto son la mejor forma de afrontar el cuestionario difícil de los hijos.  Una experta la orienta.

Artículo: ¿Y por qué…?

¿Por qué ese hombre se viste de mujer? ¿Qué es un homosexual? ¿Por qué se muere la gente? ¿Cómo nacen los bebes?

Hay un gran impacto en los padres cuando tienen que enfrentar este tipo de interrogantes de sus hijos.  Optan por cambiar el tema, dejar la contestación en suspenso, inventar una versión o aludir con una verdad a medias.

De 3 a 6 años empieza la curiosidad sexual. Si se censura y castiga, generaríamos sentimientos de rechazo, culpabilidad y temor hacia su  vida íntima.  Una reacción negativa que afectará en la adolescencia  y la edad adulta.

Con relación a las preguntas de índole sexual, los padres deben prestar la máxima atención. Nunca respondan “esas cosas no te interesan” o “estas muy pequeño para saberlo”.

Con las evasivas, el niño sufre una decepción y aprende a disimular sus curiosidades.

La enseñanza no servirá para despertar deseos sexuales, sino que hará que los niños vean estas cuestiones como propias del ser humano.  La desinformación crea mayores dudas y lleva a buscar las respuestas en personas equivocadas.

Decir la verdad implica comenzar por una respuesta sencilla, ajustada a la realidad e ir completando la información a medida que el niño va creciendo.  Ofrecer más datos que los que él puede procesar, sólo favorece la confusión.

Los cuestionamientos sobre Dios, muerte, nacimiento, se irán generando en distintas etapas de la vida del niño, con diferentes significados ligados a las diferentes edades.

Cada papá y mamá irán creando su propia manera de responder, eligiendo las palabras con las que se sientan más cómodos y dando la información que consideren adecuada.

Por último es importante no poner apodos a los órganos sexuales y reproductivos.  Tanto los padres como los niños deben llamar a cada cosa por su nombre.

¡Es posible No Saber!

  1. Escuche que está preguntando  y que quiere saber para no dar información de más, que cree confusión.
  2. Tome con seriedad cada pregunta.  No mienta, sino sabe cómo explicarle puede hacerlo después.
  3. Ayúdese con libros o imágenes para explicar algunos temas.  Elija según la edad del niño y su lenguaje.
  4. Mantenga el sentido del humor y no tema incluso hablar acerca de la propia incomodidad que puede estar sintiendo.

*******

No temas al desconocimiento, hoy es fácil encontrar los medios para resolver los temas más complejos, o los detalles de una pregunta.  Pueden juntos investigarlos, analizarlos, concretar  conceptos, reglas y límites.

Los niños precisarán ejemplos o paralelos con las cosas que ven, conocen, o le son familiares. Escucha muy bien su pregunta, incluso indaga el motivo por la cual la formula y así darás una respuesta que llene sus expectativas.  Tu hijo infante confiará en tu respuesta.

Desde los 3 años tu hijo querrá saciar todas sus inquietudes sobre el mundo.  A menudo, son ellos mismos, que por su análisis, dan una respuesta.  Hasta hace muy poco a los niños de esta edad se les consideraba parlanchines y hasta malcriados por hacer tantas preguntas.  Por diferentes investigaciones, se ha mostrado que un niño de 3 años puede hacer más de 300 preguntas al día.

Por estas mismas investigaciones, ahora se establece que los niños curiosos y que hacen preguntas están mejor equipados emocional e intelectualmente.  Tienen mayor éxito en la escuela, son por lo general, más rápidos en la solución de los problemas, más flexibles y creativos.

Prepara a tu hijo(a) para las realidades mismas de la vida. Responde con sinceridad y  conversa en sus términos.  Dialoga frecuentemente con él o ella.

Con el pasar del tiempo verás cómo tu hijo(a) logra resolver de mejor manera las diferentes situaciones que se le presentarán en la adolescencia, y así, en su vida.

Temes que tu hija adolescente se embarace?….Aprender de lo que han vivido otras personas…
Puedes recibir GRATIS un reporte en PDF, para que analices situaciones que pueden presentarse con los adolescentes en casa y así previo análisis, vivirlos de mejor manera.  Clic aquí para recibir tu reporte Gratis.