sociedadsexualLa sociedad influye sobre el comportamiento sexual de cada persona al menos de 3 maneras.

1. La manera consciente o inconsciente en que los padres entregan formación en sexualidad a sus hijos, desde la infancia o desde la adolescencia. Como guía o sólo labor de control.

La función de la familia no sólo consiste en  lograr que su hijo se relacione con los demás y se integre de alguna manera a la sociedad.  También es  su función,  dar formación integral (cubriendo todos los aspectos de vida, incluso su mundo sexual), de tal manera que su hijo o hija desde antes de la adolescencia logre el análisis de cada situación que se le presenta, tome decisiones conscientes y asuma la responsabilidad de ellas.  Hay que aclarar que  una educación represiva sobre la sexualidad, sólo logrará inhibir el comportamiento sexual espontáneo del niño y generará daño en el desarrollo de la vida sexual del adolescente o adulto

2. La legislación

La sociedad crea una legislación con el fin de controlar el interés y comportamiento sexual de sus integrantes: Leyes  que favorecen o rechazan el Aborto, normas sobre control de natalidad, de protección para evitar los abusos de infantes o adolescentes, de protección al maltrato de la mujer, del cuidado de la salud sexual y reproductiva.

Se podría considerar que en una sociedad donde se respeta la expresión libre de las personas, la sexualidad no tendría mayores restricciones.  Sin embargo, este equilibrio aún no se logra.  Aún continúa esa pendencia entre quienes son represores de la sexualidad y quienes buscan un concepto racional de lo que significa vida sexual.

Aún mamás y papás que han adquirido cierto equilibrio sexual, tienden a educar a sus hijos (desde la  infancia o en la adolescencia) de acuerdo a los métodos antiguos, con conocimientos  y restricciones primitivas.

3. La opinión pública en general

De esta manera la sociedad controla el comportamiento sexual a través de la expresión, de la opinión y de la especulación.

Las diferentes sociedades establecen diferentes actitudes sexuales que influyen tanto en la educación de los hijos, como en la práctica sexual.

Algunas alcanzan mejores niveles de comprensión sobre lo que implica la sexualidad de cada uno de sus integrantes, mientras que otras, permanecen atrasadas en los aspectos de educación, normatividad e infraestructura para el cuidado de la salud sexual y reproductiva.

Una de las expresiones ha sido programar al niño(a), o al adolescente, hacia el matrimonio, por motivos diferentes al amor.

Otra, la forma en que se acepta y se oculta el fenómeno de la prostitución.

Y una más, puede ser el hermetismo y/o discriminación que se presenta frente al tratamiento de una enfermedad de transmisión sexual.

Te invito a que cómo mamá o papá, factor influyente Número 1 de la sexualidad humana, implementes un proceso de formación para tu hijo(a).

En este instante puedes comenzar con el análisis de los motivos o contradicciones que han logrado impedir su educación,  aquí:La contradicción de la formación en sexualidad para el adolescente

¿Temes que tu hija adolescente se embarace? ¿Puedes Evitarlo? Aquí encontrarás una solución